Se va acercando el final de esta serie de partidos. Cuando todas y todos podamos volver a pisar las pistas (nos queda menos de una semana, con un poco de suerte) mejor nos dedicamos a disfrutar del tenis sobre tierra batida, o cemento, o goma, o césped artificial o como quieres, pero a disfrutar de nuestro deporte por todo lo grande. Casi diría que toca celebrarlo.

Así que, viendo que esto se acaba, hoy quería traer un partido corto pero muy especial. No siempre tienes la oportunidad de ver a un mito, a tal vez el mejor jugador de la historia (ya sé que el debate está muy vivo) frente a otro que lo habría sido si hubiera tenido un poco más de ganas de serlo. Laver, el gran y mítico Rod Laver, frente a Bjorn Borg en el World Invitational Tennis Classic (el WITC) de 1977 (aunque se jugó en octubre del 76, en realidad).

Borg ganó aquel partido por 6/3 y 7/5 y resulta interesante escuchar las declaraciones post encuentro de Laver. El relevo generacional estaba servido y era evidente que aquel joven sueco estaba ahí para quedarse (aunque no fue por tanto tiempo como todos hubieran deseado).

En todo caso, disfruta de un partido único, de una raqueta exquisita como la de Laver, de un tenis de otra época, excelso, clásico, elegante, magnífico, que se puede disfrutar a cámara lenta. No todos los días tienes a una leyenda con 200 títulos, 11 de ellos grand slams (más los 8 pro que logró en esa época en la que convivieron – mejor o peor – los dos circuitos) y 5 veces campeón de la Davis ante un aspirante (a leyenda, porque entonces ya era una realidad tenística) que acabaría siendo tan grande como el maestro, también con 11 grandes, aunque en mucho menos tiempo.

Todo tuyo: esto es legendario…

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.