Ya te expliqué, hace unos días, que Martina Hingis siempre ha sido una de mis debilidades. Tal vez sea porque es – casi – de mi quinta. O porque de alguna forma aquellas lágrimas en la final, famosa final, de Roland Garros ante Steffi me hicieron empatizar con ella. Igual […]