Algunos partidos prácticamente se presentan solos. Hemos visto, por ejemplo, aquella final en Wimbledon entre Roger y Rafa que muchos consideran el mejor partido de la historia (sin ir más lejos), pero sólo hay uno que pueda ser considerado como icónico, realmente icónico. Y ese es la final de Wimbledon […]