Te voy a contar un secreto, sólo hay un tenista que creo que puede competir en cuanto a estilo en la pista y técnica en cada uno de sus golpes con Roger Federer (siempre según mi opinión), y ese es Stefan Edberg. Recuerdo pasarme tardes enteras viéndole jugar… creo que es el culpable de que siempre me negara a cambiar mi revés a una mano (por más que insistieran mis entrenadores), y de que buscara desesperado su equipación por todas las tiendas de deportes del país (malos tiempos aquellos en los que no existía Internet para el fan del tenis). Edberg era poesía tenística, pura elegancia, pura perfección. Era el tenis hecho jugador.

Por esa razón hoy te traigo el partido en el que conquistó su primer título grande, el Open de Australia de 1985. Además lo conquistó, ojo, ante otro jugador que de tan mítico que es, no necesita presentación alguna, Mats WIlander, que ya había conquistado aquel mismo año Roland Garros y se presentaba como cabeza de serie número tres. Antes de plantarse en esa final, sin embargo, Edberg, que entonces contaba con tan sólo 19 años, tuvo que dar buena cuenta de otra leyenda, Lendl, al que derrotó en cinco brutales sets, con un apretado 9-7 final en el quinto. Este es otro partido que merece ser revisitado…

Los dos herederos de Borg, decían. Dos leyendas por méritos propios, en realidad..

¿Y cómo fue la disputa por el título? La verdad es que no quiero darte muchas pistas, por si no recuerdas ese partido, pero Edberg dejó claro que su tenis era algo más que efectista, dejó claro que su juego era tan efectivo como preciosista. Mucho. Y que diga esto no es gratuito, ya que muchos pusieron en duda que todo ese talento que atesoraba pudiera transformarse en títulos relevantes, llegando a opinar de él que era un tenista que respetaba demasiado a sus rivales.

Al final, Stefan se retiró con seis títulos de Grand Slam en individuales y tres en dobles. Nada mal, ¿no? (he de reconocer que me vienen algunos tenistas actuales a la mente, sí). Disfruta de su primer gran éxito para cerrar este nuevo día de confinamiento. El tenis, en casa, también se disfruta…

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.