¿Tienes 11 horas libres? Entonces tienes tiempo para ver el partido más largo de la historia. Y sí, ya sé que se han escrito rías de tinta y que se han contado casi todas las anécdotas habidas y por haber de este encuentro de la primera ronda de Wimbledon 2010. 11 horas, sí. En concreto John Isner necesitó la locura de 11 horas, 6 minutos y 23 segundos, repartidas en 183 juegos (que también es un récord, por cierto). para imponerse a Nicolas Mahut por 6–4, 3–6, 6–7(7), 7–6(3) y 70–68. En el último set se disputaron, efectivamente, 138 juegos (el equivalente a los que tú o yo jugamos en unos 8, 9 ó 10 partidos – depende de lo buena o bueno que seas, ya me entiendes… -). Tardaron tres días en cerrar su encuentro, que casi se convirtió en una cuestión de estado para ambos y para la propia organización que, evidentemente, estaba encantada viendo como se hacía historia en sus pistas.

Aquel año Rafa sumó su segundo Wimbledon derrotando en la final a Berdych, Isner perdió en segunda ronda, fácil, ante Thiemo de Bakker y todo lo demás forma parte ya de la historia del torneo. Pero lo que nunca olvidaremos, nunca, es esta imagen:

Y es que, a ver, ¿quién se pone en el lugar de Mahut? ¿Qué ganas tendría de salir en esta foto? ¿Qué ganas le quedan a uno de pasar a la historia tras más de 11h de partido como el perdedor del encuentro más largo de la historia? ¿Una sonrisa para la cámara? Ya, sólo si te llamas John.

Pues eso, te puedes pasar todo el día viendo un partido de récord, que siempre va bien para el confinamiento. Un partido que, por cierto, hoy (casi 10 años después) no se podría repetir. Ya sabes que los quinto sets nunca volverán a ser como antes…

¡Disfruta!

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.