EntrenamientoTennis

No te quedes parado, aprovecha estos días para preparar bien la próxima temporada…

Publicado el

Agosto. No te engañes, para nosotros este es el momento del año en el que todo se para, en el que le damos un descanso a nuestro cuerpo, en el que el codo (de tenista) puede respirar durante unas semanas y, a menudo, en el que nos dejamos ir tras estar todo el año deslizándonos por la pista. Agosto, sí. Pero, ¿qué tal si este agosto no te lo pasas quieto?

Ya sabes que la pretemporada (en el tenis profesional) se suele hace a finales de año, y te hartas de ver a Roger, Rafa, Serena, Garbi y compañía colgando videos en los que se preparan para un nuevo año. En nuestro caso es diferente, y es curioso porque vivimos las temporadas en plan futbol (así, de septiembre a julio), y por eso tiene sentido que aproveches esos momentos libres (los ratos tontos, que siempre los hay) para preparar lo que va a venir (el social de tu club, la liga de veteranos, el circuito júnior… tú sabrás). Por eso, hoy, te dejamos un par de reflexiones (que no consejos) para que empieces a pensar cómo aprovechar estas semanas…

Igual es difícil que puedas pasar tiempo en una pista (la playa y la tierra batida no siempre combinan bien, lo sé), por eso es importante que no descuides el bloque físico. Y no es cosa de volverse loco, no hace falta, con unas pesas (o algo que pese) puedes trabajar piernas, centro, espalda y hombros (incluso en el cámping). Trabaja la velocidad y la agilidad en tus ratos libres, por ejemplo, con carreras cortas y ejercicios de pies (los típicos footwork que tantas veces habrás visto utilizando cuerdas, o haciendo pequeños circuitos – dibujando ochos con pasos cortos alrededor de dos objetos situados en el suelo, por ejemplo – en la playa  – te van a quedar unas piernas que fliparás-).

Verano es una época ideal para trabajar la resistencia. Si estás en la montaña, por ejemplo, no pierdas la oportunidad de hacer pequeñas carreras cuesta arriba, por ejemplo en tandas de 100 metros y vuelta a empezar. Si lo tuyo es la arena y el mar, no hace falta que te diga la de posibilidades que tienes para fortalecerte, ¿no? (si eso madruga, porque no sé si te van a mirar con muy buena cara tus vecinos de toalla, a según qué horas…).

Ah, por supuesto, estira. No te flipes. No pienses que en verano no pasa nada, al contrario. Dedica tiempo a cuidar la flexibilidad de tu cuerpo. Por ejemplo, puedes estirar los cuádriceps fácilmente estando sentado, extendiendo las piernas hacia delante, doblando la cintura y estirando los dedos de los pies. O bien, si te coges de un objeto resistente, dobla la rodilla, levanta el pie por detrás del muslo, estira la espalda y coge el pie para estirar los isquiotibiales. Sí, esos isquios que se pasan la temporada dando problemas…

Y no te vuelvas loco. No hagas repeticiones infinitas, no te obsesiones. Estás de vacaciones y se trata, sólo, de que te sigas cuidando. Que vienen 11 meses de tenis, y te queremos en forma durante toda la temporada…

¡Disfruta!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.