Lleva 3 años y medio retirada de las pistas de tenis, del circuito WTA, pero la sombra de Ana Ivanovic todavía es alargada. Y es que a pesar de haber ganado sólo un Grand Slam, Anna fue una de esas jugadoras que, durante tiempo, estuvo allí, convirtiéndose en una de las caras visibles de una nueva generación de tenistas (o, si más, de otro tipo de tenistas, menos de toque y más agresivas) que iba a dominar el circuito en la segunda década del siglo XXI (Serena Williams a parte, claro).

En 2008 Anna ya había logrado meterse en la final del AUSOpen, pero fue en Roland Garros donde consiguió consagrarse definitivamente con un título que adornara como era debido su palmarés (en el cual se cuentan, además, otras 14 victorias individuales). Aquel titulo y la buena racha que acumuló durante el primer semestre del 2008 encaramó a Ivanovic al número uno de la clasificación WTA, dejando su sello en la historia.

Por cierto, que su rival en aquella final fue Dinara Safina, que tuvo mucho protagonismo durante un par de años en el circuito y que también logró encaramarse a lo más alto de la clasificación WTA, si bien se quedó tres veces a las puertas de un título grande (hasta que, finalmente, una lesión crónica en la espalda frenó su carrera). Y, sí, recuerdas bien, Dinara es la hermana de Marat (o Marat el de Dinara). Buena mano, en esa familia, sin duda.

Sin más, disfruta de este partido contra el confinamiento. Disfruta del #tenisencasa…

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.