… vale, ya sé que esto es – un poco – como elegir entre tu padre y tu madre, ¿no? ¿A quién se le ocurre preguntar por tu grande favorito? Como si fuera fácil decidirte entre Australia, París, Londres y Nueva York. No, no lo es, lo sé, pero reconoce […]