Wimbledon 2009: el año que lloramos con Roddick

Cuatro horas y diecisiete minutos. Eso fue lo que duró la tercera final en Wimbledon entre Roger Federer y Andy Roddick y, a la postre, la última que disputó el norteamericano no sólo en el All England, sino en cualquier otro grande. Aquel año fueron necesarios 77 juegos para decidir el campeón (rompiendo algunos récords de la época, como la final más larga en términos de juegos o el quinto set con más largo, también, de la historia). Y es que aquella tarde, Federer derrotó a Roddick por un extremadamente ajustado 5–7, 7–6(8–6), 7–6(7–5), 3–6 y 16–14 en una final dramática para Andy.

Y es que tras aquel partido, Roddick nunca volvió a ser el mismo. Las cosas como son, sin alguna vez he esperado que Roger no lograra un título fue ese día. Por una parte, Andy siempre me cayó bien, un cañonero contundente y curioso de ver, pero además me parecía casi de justicia tenística que pudiera acabar levantando el título en Londres (más o menos como aquella final de Goran). Lo que le sucedió fue que se topó con el mejor de la historia y, además, jugando en el patio de su casa con el objetivo de batir el récord de victoria en grandes, que compartía – entonces – con Sampras, ambos con 14.

Así, cuando Roger logró romper por primera vez en todo el partido (primera y única, sí, en toda la final) el servicio de Andy en el último juego del último set, rompió unos cuantos récords y, también, el corazón de Roddick. Sí, es un partido legendario, uno más para esta colección de #tenisencasa, y también es un partido de extremos: especialmente dulce para el campeón (que, además, recuperó el número 1 del mundo, que estaba en manos de Rafa) y especialmente amargo para el finalista.

En todo caso, tienes una buena ración de tenis entre dos leyendas y dos estilos diferentes par disfrutar de un partido único…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.