Nos pasa una cosa con Bjorn, si no recordamos sus enfrentamientos míticos contra McEnroe o Connors, por ejemplo, parece que olvidamos el resto de su carrera. Y hay muchos grandes partidos, muchas grandes finales, en las que no estuvieron sus míticos rivales pero que resultan igualmente fascinantes y adictivas para el aficionado al tenis.

Este es el caso del partido que te traigo hoy (justo cuando nos acaban de confirmar que los que quedábamos sin poder saltar a la pista lo podremos hacer a partir del lunes). Una gran final en Wimbledon entre Borg y Roscoe Tanner, un jugador zurdo campeón del Open de Australia del 77, al que la hierba le iba especialmente bien, y capaz de sacar muy duro (tanto que, durante muchos años, ostentó el récord de velocidad al servicio),

Este, lo reconozco, es un partido especial para mí: se jugó mientras yo nacía, así que de alguna forma me gusta pensar que nací bajo el signo de Borg, y eso acabó siendo vital en mi pasión por el tenis.

Te dejo, por lo tanto, con el cuarto título de Wimbledon en la carrera del sueco. Un partido duro, a cinco sets, en el que la cabeza fría y la serenidad de Borg acabaron marcando la diferencia, especialmente en un momento muy concreto del quinto set. Descúbrelo…

¡Feliz tenis!

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.